Visitante Nocturno




A muchos nos aterra la oscuridad no por el simple hecho de serlo, si no porque en ella se esconden nuestras peores pesadillas, se mueven sombras que no podemos distinguir hasta que están demasiado cerca y es el disfraz perfecto para infinidad de situaciones. Este es el caso de Leonor.

Se acababa de mudar a una muy vieja, a su madre le encantaban las casas antiguas, entre más viejas mejor, así tendría mucho trabajo por hacer al restaurarlas. Aunque a la joven le aterraba muchísimo la mayoría de los edificios en los que habían habitado. Se sentía nerviosa por el ruido que hacían las persianas al chocar contra los cristales haciendo un ruido como si alguien arañase el vidrio, como si hubiera alguien al otro lado queriendo entrar. Leer Leyenda completa AQUI

La confesión de un muerto




Era una noche como cualquiera, hace ya mucho tiempo, para ser más precisos a principios del siglo XVII. Un hombre vestido de forma muy elegante, de mirada pasiva entraba por las grandes puertas de la antigua Basílica de Guadalupe, a paso ligero. Fue directo con el Abad, que ya lo observaba desde el momento que pisó el recinto, y amablemente le pidió le dedicara un momento para escuchar su confesión. Leer Leyenda completa AQUI

La Chica que Pisó una Tumba




Un grupo de cinco chicos celebraban en un parque, entre risas y alcohol la mejor idea que tuvieron fue contar historias de terror. Muy adecuado también porque al final pensaban lanzarse bromas aprovechando que en la misma calle, había un cementerio. Uno de los chicos comentó lo mucho que le aterraba pasar por allí porque le habían contado del avistamiento de una mujer de blanco que se paseaba entre las tumbas.

Aprovechándose del miedo de su amigo y el ambiente creado por su historia dijo a los demás a manera de advertencia: – Hagan lo que hagan, ¡nunca!, se les ocurra pisar sobre una tumba cuando se ha puesto el sol. Si lo haces, el muerto te agarra y te mete dentro -. De inmediato Bertha respondió – ¡Que mentira!, eso son solo supersticiones – y entonces la oportunidad perfecta se dio, – Si tan segura estas de que miento, entonces, ¡párate en una! – dijo el chico nuevamente. Con el reto a cuestas y el miedo de ser tachada de cobarde frente a sus amigos, la chica aceptó diciendo: – A mí no me dan miedo las tumbas ni los muertos, y te lo demuestro ahora mismo -. Leer Leyenda completa AQUI

Página 18 de 20« Primera101617181920