Leyendas de terror

Estación del Metro




Paula había bebido más de la cuenta, así que decidió marcharse a casa. El trayecto al Metro era largo y las pocas personas que viajaban en su vagón parecían tan cansadas como ella, cada vez tenía que luchar con más fuerza para no quedarse dormida. Llegó a la estación donde tenía que hacer un transbordo, un cartel luminoso avisaba que el próximo tren tardaría seis minutos en llegar, así que tomó asiento en uno de los bancos junto al andén. En pocos minutos se durmió, era tan profundo su sueño provocado por la borrachera que cuando pasó el último metro de la noche ni siquiera lo sintió pasar. Leer Leyenda completa AQUI

Leyenda del Canancol




El Canancol es un ser similar a un espantapájaros que protege las cosechas de sus amos después de caer la noche. Son creados mediante un rito de sangre dirigido por un hechicero, por el cual el muñeco cobra vida y ataca a todo aquel que merodeé o robe en sus dominios. El Canancol es un muñeco, pero no es un muñeco común; es algo más; cuando llega la noche toma fuerzas y ronda por todo el sembrado; es fiel sirviente de su amo y es parte suya, pues lleva su sangre. Leer Leyenda completa AQUI

Leyenda del Brinco del Diablo




Una mas de nuestra colección de Leyendas de terror. En la comunidad de Abasolo, Guanajuato los vecinos se acostumbraron a realizar paseos a un pequeño valle que se encuentra detrás de tres picachos en la sierra. Aquella vez era el 13 de septiembre en el ano de 1933. Los lugareños iban rumbo al cerro, cuando de repente al ir subiendo la cuesta varios de ellos vieron extrañados como sobre el cerro se arremolinaban unas gruesas nubes, que soltaron un gran torrente de agua acompañado de un viento huracanado que los detuvo a todos, el horizonte no era más que oscuridad, que se iluminaba con enormes rayos que partían el cielo en dos. Leer Leyenda completa AQUI

Página 5 de 512345