Archivo de la categoría: Leyendas de terror

Leyendas de terror

Leyenda de la Llorona

leyendas mexicanas la llorona

La Llorona es un ser espectral, que vaga por los caminos de todo el país azteca, llorando y gimiendo o anunciando infortunios. Su leyenda tiene inimaginables versiones.

El antecedente más conocido de la leyenda de la llorona tiene sus raíces en la mitología Azteca. Cuentan que una figura femenina vestida de blanco comenzó a aparecer regularmente sobre las aguas del lago de Texcoco y a vagar por las colinas gimiendo y lamentándose: -¡Mis muy queridos hijos, ya llega nuestra partida, ya estamos a punto de perdernos! ¡Oh, hijos míos!, ¿a dónde os llevaré?-. Los habitantes de Tenochtitlán creían en las Cihuateteo, que eran los espíritus de las mujeres muertas durante el parto y a quienes se les honraba por haber perdido tal batalla; estos espíritus se encontraban llorando por sus hijos en los cruces de los caminos. Las Cihuateteo están relacionadas con la diosa Cihuacóatl quién, dentro de la mitología azteca, fue la primera mujer en dar a luz y se convirtió en la diosa protectora de los partos y de las mujeres que morían al parir. Si algún mortal veía estas cosas, podía estar seguro de que para él esto era un presagio seguro de infortunio o incluso muerte. La diosa Chihuacóalt había emergido de las aguas del lago de Texcoco para llorar a sus hijos (los aztecas), anunciar la caída del imperio azteca a manos de hombres procedentes de Oriente. Su aparición constituía el sexto presagio del fin de la civilización. Sigue leyendo

Leyenda de la Dama de Rojo

leyendas de terror dama de rojo

En la década de los 30 Tehuacán fue considerado como un prestigioso centro turístico de talla internacional. En aquellos tiempos la ciudad era paso obligado para las personas de Oaxaca y Veracruz que se dirigían hacia el Distrito Federal. El auge de las aguas minerales, el valle de cactus de Zapotitilán y muchos otros atractivos lograron que Tehuacán se posicionara como un destino recreativo que cautivó al turismo internacional. En el año de 1934 se inició la edificación del Hotel Garci- Crespo considerado como el más lujoso y cómodo de América con dos áreas de juegos, campo de tiro, campo de golf, cocina internacional dirigida por Alex Cardini (el inventor de la “ensalada César”), alberca olímpica, búngalos aislados con baño turco y muchos servicios de primera clase, que se convirtieron en la elección vacacional de personajes como Charlton Heston, Clarck Gable, María Félix y Mario Moreno “Cantinflas”.

Se cuenta que en el año de 1940 durante su gran apogeo, el gerente del hotel y una mujer que se hospedaba en el, iniciaron un tórrido romance. Pero este tomó un mal camino a causa de los celos del hombre, pues la mujer era muy hermosa y gustaba de llamar la atención, tanto que era conocida como “La Dama de Rojo” por el singular atuendo que siempre portaba. Sigue leyendo

Leyenda de “El Choco”

leyendas mexicanas el choco

En la Ex Hacienda de Coahuixtla, Cuautla Morelos. Una de las más prosperas de la región trabajaba una hermosa mujer; su belleza era tal que muchos hombres la pretendían, y ella siempre se negaba. Un día después de bañarse en el rio, se topó con un extraño forajido, montado en un enorme caballo negro. Que ofreció llevarla a casa, la joven rechazó sus primeras propuestas, pero al final terminó por aceptar.

  Sigue leyendo

Leyenda del Cerro del Toloche

leyendas mexicanas cerro del toloche

Al norte de la ciudad de Toluca, se encuentra “El Cerro del Toloche”. Que en su interior alberga una cueva, llena de dinero y riquezas, según se dice. Para conseguirlo hay que encomendarse al mismo Diablo, y pedir acceso a un chivo negro de ojos brillantes que custodia la entrada por el lado de Santiago Miltepec. Echa la petición, el animal permite el paso, dejando que el visitante llene sus bolsas con riquezas… Pero en el justo instante de salir, el chivo dice: -todo o nada-. Como nadie ha podido cargar con todo lo que hay dentro, salen con las manos tan vacías como a entrar. Sigue leyendo

Leyenda del fantasma del Cerro del Lobo

leyendas mexicanas cerro del lobo

Se afirma que desde hace varias décadas, en el cerro del Lobo (una Zona de Preservación Ecológica, también llamado Parque Ecológico de Santa Apolonia); ubicado en la ciudad de Pachuca de Soto, Hidalgo, México, se aparece una mujer vestida de blanco, lo hace solo en las noches de luna llena en las faldas del cerro.

Las mujeres que se topaban con ella la describían como una chica joven, piel clara, cabello castaño largo, mediana estatura, ojos cafés y siempre vestida de blanco, y que en lugar de caminar, flotaba en el aire, no sentían miedo de ella, pues se ofrecía ayudarlas a cruzar el lugar sin peligro, ya que ahí sucedían muchos accidentes. A sus nuevas amigas, La Mujer de Blanco, les contaba el terrible destino que tenían los hombres las noches de luna llena. Sigue leyendo

Leyenda de la Malinche

leyendas mexicanas  malinche

La trágica vida de Malintzin comienza en Coatzacoalcos, era hija de un cacique, pero al tener su primer hijo varón decidió deshacerse de ella vendiéndola como esclava. A esta mujer se le dio el nombre despectivo de la Malinche, gracias al mal oído de los españoles. Años después, el conquistador Hernán Cortés la recibiría con un obsequio en Tabasco y fue bautizada con el nombre de Marina. Fue traductora-intérprete entre los españoles y los indígenas. Le mostró a Cortés las costumbres sociales y militares de los nativos, jugando un rol muy importante en la conquista. Sigue leyendo

Leyenda del tesoro de Exquitlán

leyendas mexicanas exquitlan

Vivió hace algunos años en Tulancingo, Hgo. El hacendado Don Pánfilo García quien poseía una inmensa fortuna, gracias a un pacto con el Demonio. El hombre maltrataba a sus trabajadores, pues cualquier falta cometida por estos, los hacía terminar con los puercos hambrientos para ser devorados, como castigo. Tenía también un cuarto destinado específicamente, para el castigo de los peones.

Cuando su hija le confesó que estaba enamorada de un peón y pensaba casarse con él. Don Pánfilo lo torturó, y después lo hizo pedazos para dárselo a los puercos, todo esto ante los ojos de su hija, que no pudo soportar tal crueldad y se suicidó poco tiempo después en el encierro impuesto por su propio padre.

Pánfilo enfermó al verse sin su hija, ya que era lo más que amaba en el mundo. Murió poco tiempo después, dejando una enorme fortuna. Sigue leyendo

El Nautilus

El NautilusLa única manera de poder llegar a mi destino, era subiendo a una embarcación. Quienes me conocen saben perfectamente que siento una aversión innata hacia el mar. Lo cierto es que no sé por qué. He recurrido a la hipnosis con el objetivo de saber si mis temores están relacionados con algo que haya vivido en mi infancia. Sin embargo, ni la ciencia ni los médicos naturistas me han podido ayudar para descubrirlo.

Retomando el tema, la idea de subirme de nuevo a un bote hacía que el estómago se me revolviera, pues he escuchado relatos cortos de terror de gente que desaparece entre las aguas sin un motivo aparente.

Ya en el puerto, minuciosamente inspeccioné cada una de las barcas que se encontraban frente a mí. Decidí subirme al Nautilus, dado que esa nave compartía el nombre con uno de los submarinos más importantes de la literatura. Obviamente me refiero al que aparece en la novela escrita por Julio Verne.

A simple vista puede contar a 11 personas (eso sin incluir al capitán y a mí). Estaba calculado que la travesía debía durar alrededor de 90 minutos. No obstante, el trayecto se hizo mucho más largo debido a que la gente pedía que la nave fuera más espacio para así poder apreciar la belleza de los arrecifes.

Como estaba muy mareado, me aferre fuertemente a la barandilla, para no caerme. En eso estaba cuando vi a unas criaturas humanoides con apariencia de anguilas que me observaban desde las profundidades.

A una de ellas se le encendieron los ojos, como si de dos carbones incandescentes se tratara. Repentinamente saltó a cubierta y se llevó a uno de los hombres que estaba del otro lado del barco.

El individuo gritó lo más fuerte que pudo, pero el capitán advirtió fuertemente:

- ¡No se le acerquen, si no quieren terminar sus días en los dominios de Neptuno! En las profundidades hay criaturas que se alimentan de los humanos. Yo doy fe de ello.

El oficial se quitó la chaqueta los presentes vimos que su brazo derecho había sido arrancado. Sin embargo, las marcas no correspondían a la mordida de ningún pez conocido, ni tampoco de algún instrumento quirúrgico.

Quedamos tan impactados que nadie volvió a emitir un sonido hasta que desembarcamos.

Leyenda de la Casa de los Enanos

leyendas mexicanas casa de los enanos

Ubicada en la Avenida Juárez 1702 de la Ciudad de Puebla en México. Hay una casa hermética a cualquier mirada del exterior, la cual originó la leyenda de que vivían ahí, unos hermanos que se enamoraron y tuvieron hijos entre ellos, niños deformes y con baja estatura, por lo cual los padres cubrieron la casa para evitar a los chismosos. Otras personas dicen que se organizan ahí fiestas paganas y los participantes, entran y salen por un pasadizo subterráneo que da a un estacionamiento en Paseo de Bravo.

Lo que se sabes sobre la casa es que en 1890 la familia Giacopello, construyó la casa y habitaron en ella hasta que una de sus hijas se suicidó en el despacho. La casa fue abandonada hasta 1930, cuando Rogelio Rodríguez y su esposa, adquirieron la casa. Ella tras la muerte de su marido se volvió una persona sumamente reservada y de pocas amistades. Para cuidar sus muebles ordenó a la servidumbre abrir gradualmente las ventanas para que no les diera el sol, y también mandó construir muebles a la medida para sus nietos en el jardín porque no les permitía entrar en la casa. Así la gente que se asomaba, veía a los niños jugando en sus muebles pequeñitos pensando que eran enanos, de ahí se desprende su tan mentado nombre “La Casa de los Enanos”. A favor de esta hipótesis, la gente notó que el timbre y la mirilla estaban a la altura de la cintura. Sigue leyendo

Leyenda de la Mujer que bailó con el Demonio

Esta leyenda parece ser muy popular, pues se cuenta de un suceso similar en muchas regiones de la república. Fue en aquellas épocas de los salones de baile, cuando bellas muchachas se reunían para asistir en grupo a escuchar música en vivo y por supuesto sacudirse el polvo. En esa ocasión María había sido convencida por sus amigas de acompañarlas al evento, pero al llegar, inventaba cualquier pretexto para evitar subir a la pista con algún extraño.

De pronto, entre la multitud resaltaba un hombre muy elegante de traje oscuro y fina ropa, se notaba entre los demás por sus accesorios de oro, seguramente era algún tipo adinerado en busca de pareja. Sigue leyendo