Leyenda de la siguanaba

leyendas mexicanas la siguanaba

Una de las múltiples apariciones nocturnas de México y Centroamérica es la Siguanaba, es una mujer espectral, vestida de blanco, de larga cabellera negra, con un cuerpo sumamente atractivo, pero con cabeza de caballo y que se aparece por lo regular a hombres que son infieles y gustan de vagar en la noche buscando aventuras nocturnas. Se hace seguir, por ellos, sin dejarse ver el rostro.

La Siguanaba aparece en áreas rurales y poco pobladas, siempre ante hombres que caminan por la noche, asustándolos o matándolos. Conduce a sus víctimas a barrancos o desfiladeros, atrayéndolos a cuerpos de agua para ahogarlos o simplemente matándolos del susto al ver su horripilante cara de caballo.

Originalmente era llamada la Sihuehuet, y quedó embarazada de un hijo del dios Tláloc, pero le resultó infiel y en castigo, el dios de la lluvia la maldijo llamándola Sihuanaba (mujer horrible). Su maldición consistía en lucir hermosa para los hombres, pero al tenerlos cerca, se transformaría en un monstruo, originalmente solo una mujer con piel escamosa, garras, colmillos y con un cuerpo deformado. Condenada a penar por siempre a causa de la maldición y a aparecérsele a los hombres que vagaban solos por la noche; siempre en busca de su hijo el Cipitío, el cual siempre será un niño al que deberá cuidar.

Según cuenta la leyenda en cierta ocasión, en el barrio de Ojo de Agua, caminaba un señor cuando vio que en el tanque de San Pedro se bañaba una mujer de pelo negro, muy hermoso y con vestido blanco. El hombre le dijo piropos, la mujer salió del agua y empezó a llamarlo sin dejarse ver la cara. El hombre la siguió por muchas calles sin darle alcance, él sin poderla alcanzar, la muchacha se detuvo al llegar al cementerio. Lentamente se descubrió el rostro y volteó; el hombre esperaba ver una cara muy bella, pero en cambio, se dio cuenta que la mujer tenía cara de caballo. Ésta se abalanzó sobre él para tratar de llevárselo. En ese momento él comprendió que esa mujer era la Siguanaba. Él corrió a su casa asustado. Al día siguiente notó que su rostro y brazos estaban arañados.

Conoce más leyendas: leyendasmexicanas.mx

Un pensamiento en “Leyenda de la siguanaba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>