Leyenda de la Mujer que bailó con el Demonio

Esta leyenda parece ser muy popular, pues se cuenta de un suceso similar en muchas regiones de la república. Fue en aquellas épocas de los salones de baile, cuando bellas muchachas se reunían para asistir en grupo a escuchar música en vivo y por supuesto sacudirse el polvo. En esa ocasión María había sido convencida por sus amigas de acompañarlas al evento, pero al llegar, inventaba cualquier pretexto para evitar subir a la pista con algún extraño.

De pronto, entre la multitud resaltaba un hombre muy elegante de traje oscuro y fina ropa, se notaba entre los demás por sus accesorios de oro, seguramente era algún tipo adinerado en busca de pareja.

Las amigas de María cuchicheaban pues este iba directo a la joven, que al tenerlo en frente no pudo negarse a acompañarlo, una vez en la pista, el extraño le decía tantas cosas bellas que María no podía mantener el paso y se le veía sonrojada. Varias tandas de canciones pasaron y pareciera apenas un segundo.

Pasada la media noche, un desgarrador grito hizo callar hasta la orquesta, una muchacha muerta de espanto señalaba insistente hacia los pies del joven que bailaba con Maria, cuando los demás volteaban a ver, salían corriendo despavoridos, todo era tan rápido que aun María no se había dado cuenta, que el joven con el que bailaba tenia pesuñas en lugar de pies. Esté la besó tiernamente y desapareció entre un denso humo con un fuerte olor a azufre. La mujer fue encontrada casi inconsciente con los brazos, espalda y cara desgarrada.

Desde entonces fue conocida como la mujer que bailó con el demonio. Y quedaron en su cuerpo marcas, para siempre recordarlo. El lugar se cerró al público y por mucho tiempo quienes veían las ruinas compartían el hecho ahí acontecido.

Conoce más leyendas: leyendas mexicanas

{ 15 comments… add one }

Leave a Comment

Leer entrada anterior
Leyenda de la mujer sin rostro

Se dice que tiempo atrás vivía en las afueras de Oaxaca, una madre con dos hermosas hijas de 17 y...

Leyenda de la siguanaba

Una de las múltiples apariciones nocturnas de México y Centroamérica es la Siguanaba, es una mujer espectral, vestida de blanco,...

Cerrar