Leyenda de la Llorona

leyendas mexicanas la llorona

La Llorona es un ser espectral, que vaga por los caminos de todo el país azteca, llorando y gimiendo o anunciando infortunios. Su leyenda tiene inimaginables versiones.

El antecedente más conocido de la leyenda de la llorona tiene sus raíces en la mitología Azteca. Cuentan que una figura femenina vestida de blanco comenzó a aparecer regularmente sobre las aguas del lago de Texcoco y a vagar por las colinas gimiendo y lamentándose: -¡Mis muy queridos hijos, ya llega nuestra partida, ya estamos a punto de perdernos! ¡Oh, hijos míos!, ¿a dónde os llevaré?-. Los habitantes de Tenochtitlán creían en las Cihuateteo, que eran los espíritus de las mujeres muertas durante el parto y a quienes se les honraba por haber perdido tal batalla; estos espíritus se encontraban llorando por sus hijos en los cruces de los caminos. Las Cihuateteo están relacionadas con la diosa Cihuacóatl quién, dentro de la mitología azteca, fue la primera mujer en dar a luz y se convirtió en la diosa protectora de los partos y de las mujeres que morían al parir. Si algún mortal veía estas cosas, podía estar seguro de que para él esto era un presagio seguro de infortunio o incluso muerte. La diosa Chihuacóalt había emergido de las aguas del lago de Texcoco para llorar a sus hijos (los aztecas), anunciar la caída del imperio azteca a manos de hombres procedentes de Oriente. Su aparición constituía el sexto presagio del fin de la civilización.

Curiosamente, con la conquista de los españoles, el eco de la Cihuacóatl se dispersó y en cada región se fusionó con la imagen de varias deidades femeninas: Auicanime “la necesitada, la sedienta”, diosa del hambre de los tarascos de Michoacán; Xtabai, diosa del suicidio según los mayas de la Península de Yucatán; Xonaxi Queculla,”la señora de la red de carne”, deidad de la muerte, del inframundo y de la lujuria entre los zapotecos, en Oaxaca.

Surgieron también las versiones coloniales. Después de la muerte de Doña Marina (La Malinche), se decía que esta era la llorona, la que venía a penar del otro mundo por haber traicionado a los indios de su raza, ayudando a los extranjeros para que los sometieran. De ahí se derivó una más que hablaba de la traición de un español al amor de una mujer indígena con la cual procero tres hijos. El hombre la abandonó para casarse con una dama española. Y la mujer indígena en un acto desesperado, asesinó a sus tres hijos ahogándolos en un río y luego se quitó la vida a causa de la culpa. Al llegar a las puertas del cielo, Dios le preguntó por sus criaturas y ella contestó: -No lo sé, mi Señor-, así que la envió de regreso para que los buscara. Y desde ese día, su alma no ha tenido descanso, y todas las noches vaga por las calles solitarias o cerca de los ríos buscando a sus hijos y llorando por su muerte, lanzando gritos y gemidos capaces de horrorizar a todo el que la escuche -¡Ayyyyy mis hijos!-.

Luego de que México fuera establecido, pasada la media noche, los habitantes de la gran ciudad de México despertaban espantados al oír en la calle, tristes gemidos lanzados por una mujer… Las primeras noches, los vecinos se persignaban al oír aquellos lúgubres gemidos pertenecientes a un ánima del otro mundo; pero se prolongaron por tanto tiempo, que algunos quisieron ver que era aquello…

Era una vaporosa mujer vestida con traje blanco y un espeso velo cubría su rostro. Con lentos y callados pasos recorría muchas calles de la ciudad, siempre pasaba por la Plaza Mayor, donde se detenía e hincada de rodillas, daba el último angustioso lamento en dirección al Oriente; después continuaba con el paso lento y pausado hacia el mismo rumbo y al llegar a orillas del lago, como una sombra se desvanecía entre sus aguas, como si la hubiesen jalado desde el más allá. Y no pudiéndose averiguar más de ella, e ignorándose quién era, de dónde venía y a dónde iba, se le dio el nombre de La Llorona. Nadie podía resistir su aparición ni su llanto de ultratumba.


7 pensamientos en “Leyenda de la Llorona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>