La confesión de un muerto

Era una noche como cualquiera, hace ya mucho tiempo, para ser más precisos a principios del siglo XVII. Un hombre vestido de forma muy elegante, de mirada pasiva entraba por las grandes puertas de la antigua Basílica de Guadalupe, a paso ligero. Fue directo con el Abad, que ya lo observaba desde el momento que pisó el recinto, y amablemente le pidió le dedicara un momento para escuchar su confesión.

Los familiares del Abad esperaban por él, pero este con el fin de cumplir su deber, les pidió a sus allegados que esperaran unos minutos mientras él atendía al hombre elegante que acababa de entrar. Así lo hicieron entonces, esperaron pacientes, mientras el hombre daba su confesión. Al cabo de un rato, el Abad salió con el rostro pálido, y cerró las puertas, las personas que lo esperaban se mostraron un poco extrañadas pues el hombre elegante aun no había salido, sus preguntas no fueron contestadas en el momento, pues el Abad los apresuraba a dejar el lugar.

Ya en casa de los familiares, mientras cenaban, uno de sus sobrinos le preguntó al Abad sobre el extraño suceso de la Basílica, en un movimiento nuevo, el religioso llevó su mano derecha hacia su oído, haciendo notar que se le dificultaba escuchar. Después de que el sobrino le hiciera nuevamente la pregunta, el Abad le respondió que el hombre que había entrado a la Basílica horas antes era un muerto que había venido de ultratumba para confesarse, y que después de escuchar la confesión había tenido dificultad para escuchar por el oído derecho.

El Abad nunca pudo contar lo que le había dicho el misterioso personaje, guardando el secreto de confesión, quedando la duda para siempre.

Conoce más leyendas: leyendasmexicanas.mx

{ 1 comment… add one }
  • carmen

    puede ser sierta jajajaja

Leave a Comment

Leer entrada anterior
La Chica que Pisó una Tumba

Un grupo de cinco chicos celebraban en un parque, entre risas y alcohol la mejor idea que tuvieron fue contar...

La mujer de la curva

Esta leyenda es una de las leyendas de terror cortas más conocidas. Concretamente se conoce desde los años 50/60, debido...

Cerrar