Churel, espíritu antiguo de mujer en la India

Esta figura alarmante pertenece al folklore de la India, y sus historias forman parte de las leyendas antiguas cortas del norte. Uno de los indicios principales que identifican la presencia de la temida Churel es su grito potente y ensordecedor. La leyenda nos cuenta que era una mujer embarazada que murió al dar a luz y en un lugar muy cercano de la que sería su propia tumba en los siguientes días.

El bebé de Churel fue el resultado de un acto de violencia sexual y, desde entonces, la mujer, tras morir, vaga por las calles durante las más oscuras noches intentando seducir a los hombres y cortar sus penes sin intención de matarlos. No acaba con la vida de ellos porque quiere hacer un gran dolor a todos los que se dejen seducir por ella y su espíritu, que está tremendamente triste y necesita la sangre ajena para contentarse.

Churel puede doblar sus piernas y caminar tranquilamente en cualquier dirección sin girar el cuerpo entero. Cuando se enfrenta a sus víctimas, los hipnotiza con su dulce mirada antes de darles un golpe cercano a la muerte. Después, quedan a merced de la malvada y vengadora Churel, y elimina el órgano sexual del que es seducido. Posteriormente, Churel drena la sangre de su presa, casi como un vampiro.

Finalmente los hombres, recuperan el conocimiento al amanecer. Sienten un dolor terrible que con nada puede ser calmado. Tras siete días de inmenso e insoportable dolor, éste va calmándose poco a poco. Pero al año siguiente a la misma hora que le ocurrió lo contado, vuelve a sentir un idéntico e increíble dolor durante el mismo tiempo; siete días. Sólo se conoce un remedio para eliminar esta tremenda y despiadada maldición: la muerte.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post:

Leer entrada anterior
Visitante Nocturno

A muchos nos aterra la oscuridad no por el simple hecho de serlo, si no porque en ella se esconden...

La confesión de un muerto

Era una noche como cualquiera, hace ya mucho tiempo, para ser más precisos a principios del siglo XVII. Un hombre...

Cerrar